martes, 19 de julio de 2011

En este espacio incluiré textos de amigas y amigos que comparten conmigo el mismo amor, pasión y deslumbramiento por el fascinante mundo de las palabras.
A todos ellos, mi profundo agradecimiento por la valiosa colaboración que, sin duda, habrá de jerarquizar este blog.

María Irma Betzel

Espejos


                                                          ¡Ea, pues que soy mi sombra!
                                                          La sombra de mi sombra.

                                                                                                 María Inés Tiscornia

        A  Maruja le emocionó la noticia de que había llegado  un nuevo parque de diversiones al pueblo. Decían que éste era exclusivo, que nunca se vio uno así por esos lares y que ofrecía diversiones diferentes a las de los otros  que solo tenían  algunos pocos juegos aburridos.
     Aquel domingo Maruja se acicaló  para la importante ocasión y como nadie quiso acompañarla se fue sola hacia las afueras del pueblo, guiada por el  sonido  de  extrañas melodías con tañido de campanas  que venían del lugar donde se instaló el parque.
     Al llegar se dio cuenta de que era la única visitante del lugar. “Seguramente es temprano aún”,  se dijo y  le pagó la entrada a un hombre de grandes bigotes, con aspecto de fantoche, que atendía  en  una descolorida casilla de lata.
     Como nadie se acercó a reclamarle el comprobante de la entrada  metió éste en un bolsillo de sus pantalones desflecados  y empezó a recorrer el lugar. Todo era muy atractivo, pero los juegos no estaban todavía habilitados, es decir, no había nadie que  hiciera funcionar las máquinas.

      Maruja no tenía apuro y decidió  seguir  caminando. Las cascarillas secas de arroz que cubrían el suelo se le metían dentro de los zapatos pero  se los quitaba para sacudirlos sin sentir incomodidad alguna pues  no se  veía a nadie por ningún lado. Más tarde,  impaciente,  pensó  “Es hora de que algunos juegos empiecen  a funcionar” y cansada, se dejó caer  sobre un montículo alto de cascarillas. Desde allí,  vio un resplandor claro: era la  puerta entreabierta de una casilla de metal adornada con un gran dibujo de lagarto y que  tenía escrito con letras rojas:  “Bienvenido  al Túnel de los Espejos Rotos”. Maruja dio un salto. Siempre le gustaron los espejos. Este juego tenía las puertas abiertas y no requería el funcionamiento de máquina alguna. Excitada,  entró a un  largo túnel oscuro y silencioso. Sintió cierto temor, mas continuó avanzando. De pronto, al doblar en un angosto recodo ingresó a una sala que reflejaba haces luminosos de numerosos espejos que cubrían todo el recinto. Eran muchos y estaban quebrados aunque las piezas permanecían unidas. Parecían muy antiguos, se disponían en un  aparente desorden  pero eran precisos para reflejar la imagen de Maruja desde ángulos insospechados por ella. “Es divertido” pensó. Le gustaba  caminar y ver los trozos de su cuerpo que parecían desfasarse de un lado a otro, como si también estuviera roto. Tanto brillo y tantas figuras extrañas de su propia  imagen la agotaron y decidió salir. Pero  sólo encontró más espejos. Comenzó a girar de un lado a otro, buscando un  espacio abierto que la llevara  afuera. Sólo veía fugaces trozos  de sí misma,  de  su camisa rosa o de su largo pelo suelto que se agitaba  con   movimientos  exasperados. De pronto tropezó  con un espejo de cuerpo entero, sin rajaduras,  que le devolvió su imagen real, tal cual era. Maruja sintió un repentino alivio “Bueno,  aquí estoy” se dijo “Al menos, ésta soy yo”. Al  reconocerse tan nítida y normal, estiró una mano  para  acariciar su rostro en el espejo. No sintió el contacto frío y plano del vidrio sino un suave calor de mejilla húmeda y blanda. Asustada, retiró la mano y se quedó quieta. Un frío serpenteo le recorrió el cuerpo. Era miedo. Maruja, pensando que fue una errada percepción suya, acercó, esta vez la  mano a su propio rostro.  Horrorizada, lo sintió frío y plano, quiso  gritar pero la voz se atascó en sus labios  que parecían  emparedados  en un cristal. Lo intentó una y otra vez. No pudo hacerlo y tampoco fue capaz de  mover un solo músculo de  su cuerpo. Escuchó, a lo lejos, desde el otro extremo de la sala o tal vez desde el túnel oscuro, su propio grito, el que quería gritar. Era espeluznante. Sintió que la piel se le abría en numerosas escamas que  al caer al suelo, arrastraban, cada una de ellas, un trozo  de sí misma. Se quedó allí, muda e inmóvil hecha pedazos en el piso frío, apenas cubierto por algunas cascarillas de arroz secas y estáticas como ella.
     Al atardecer, los padres de Maruja la  vieron regresar. Les pareció que su hija era sólo una  fría imagen de la verdadera Maruja . Ya no reía ni hablaba. Tenía la piel cubierta por  cicatrices resquebrajadas y, a veces,  cuando ráfagas de viento norte acercaban   apagados  tañidos de campanas, lanzaba un grito pavoroso, que erizaba la piel de quienes lo oían. Entonces, en el  pueblo, se quebraban  todos  los espejos  y   caían los trozos al suelo como escamas secas y duras  de lagartos viejos.
                                                                                
______________________

María Irma Betzel nació en 1957 en Goya, provincia de Corrientes, Rep. Argentina. Desde 1986 reside en Paraguay donde desarrolla su carrera literaria. Hija del escritor alemán-correntino Rodolfo Pablo Betzel (Premio Nac. Arturo Mejía, Buenos Aires, 1985).
Profesora en Biología (U.N.N.E.), Corrientes, Rep. Argentina, y Diplomada en Metodología de la Investigación Científica en la Universidad Iberoamericana (Paraguay).
Ha obtenido numerosos premios y menciones en concursos literarios.
Cuenta con varias antologías y obras individuales. Entre estas últimas se encuentran:
-   Savia bruta. Mención de Honor Concurso de Novela del Club Centenario (Primera edición: 1998).
-          Cuentos en fuga (2005).
-          Virusón. Novela infantil (Primera edición: 2006).
-          Los Mil y un Caminos. Cuentos. FUNDEC (2011).
-          Memorias de un viejo baúl. Fausto Editorial. Novela infanto-juvenil (2011).

Miembro del Taller Cuento Breve Hugo Rodríguez Alcalá, del Club del Libro Nº 1, de la S.E.P. (Sociedad de Escritores del Paraguay) y de E.P.A. (Escritoras Paraguayas Asociadas), cuya secretaría ejerce por tercera vez consecutiva. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada